Reflexión sobre la actitud positiva en la enfermedad crónica

El post de hoy es un texto que escribí la primavera pasada y que apareció en terapiados.net, la web de la consulta donde trabajo como psicoterapeuta.

Me apetece compartirlo en “La sangre que colma el vaso” porque está impregnado de la filosofía del blog. Pretende aportar un granito de arena para que podamos acoger también las experiencias que nos acercan a sentir nuestra vulnerabilidad. No se trata de evitar lo que sentimos, sino de poder hacer algo diferente con aquello que sentimos.

Sigue leyendo “Reflexión sobre la actitud positiva en la enfermedad crónica”

Hemartros: sangrado en las articulaciones en hemofilia

blog_general

¿Por qué estás cojo si la hemofilia va de que no te coagula bien la sangre? ¿Por qué no puedes mover el brazo? ¿Por qué necesitas muletas si no se ve sangre por ningún lado?

Como ya te conté en el texto anterior, ¿Qué es la hemofilia? el efecto principal que tiene la deficiencia de Factor VIII, es que los hemofílicos no podemos completar correctamente el proceso de coagulación.

Sigue leyendo “Hemartros: sangrado en las articulaciones en hemofilia”

La sangre que colma el vaso

El nombre del Blog “La sangre que colma el vaso” tiene su origen en la expresión la gota que colma el vaso y sirve de metáfora para representar dos cosas.

Por un lado, si nos imaginamos un vaso en el que cae esa única gota de más, el líquido que hay dentro del recipiente se acaba esparciendo por la mesa. Ocurre algo parecido con la hemofilia. Cuando un hemofílico tiene una hemorragia, la sangre “se sale de su sitio” por la perforación de los vasos sanguíneos y “ensucia” la zona del cuerpo en la que se produce el trauma. Puede ocurrir en cualquier parte aunque se suele decir que las tres articulaciones diana son codos, rodillas y tobillos. Al llenarse de sangre una de estas zonas, lo que ocurre es que se hincha, produce dolor, la articulación se queda inmóvil y por ejemplo, en la piernas, se tiene dificultad para apoyar y llevar la marcha habitual. Es necesario el uso de férulas, antiguamente eran escayolas, muletas y a veces silla de ruedas si hay también una hemorragia en el codo. A la larga, si esta articulación vuelve a sangrar la estructura se va deformando y desgastando, y se acaba teniendo artrosis y sinovitis. Además, se fastidian los cartílagos, los tendones, todo ello, como decía antes, afectando al movimiento normal de las articulaciones.

Sigue leyendo “La sangre que colma el vaso”